Terapia psicológica para problemas de adicción

Las adicciones son un problema que afecta a todo tipo de personas: desde las que tienen muchos recursos económicos a las que tienen pocos, desde los que tienen familias conservadoras a los que tienen familias liberales, desde muy jóvenes hasta muy mayores y, también, en un género y otro. De hecho, cada vez se empieza a consumir a una menor edad, según las estadísticas.

images

Creo que puedo tener un problema de adicción, ¿qué hago?

Algunas de estas preguntas pueden ayudarte a saber si tienes un problema de adicción:

  1. Me cuesta parar de consumir, no sé poner freno.
  2. Me cuesta posponer el consumo cuando me entran ganas.
  3. Algunos aspectos de mi vida (familia, trabajo, pareja, amistades) se han visto dañados por el consumo, y a pesar de ello sigo haciéndolo.
  4. Sé que puede ser negativo para mi salud, sin embargo, sigo consumiendo.
  5. Paso buena parte de mi tiempo pensando en el consumo.
  6. Cada vez necesito consumir más para tener los efectos que antes.

Si cumples algunas de estas situaciones, lo primero es consultar con un profesional.

De esta manera sabrás hasta qué punto tienes un problema de adicción o no.

Si lo tienes, lo mejor es empezar un tratamiento cuanto antes. Los estudios demuestran que cuanto más tiempo se pasa con problemas de adicción, más complicado es tratarlos.

A pesar de afectar a un porcentaje relativamente amplio de la sociedad, existe muy poca información sobre los tratamientos psicológicos para las adicciones.

En este artículo vamos a señalar brevemente algunos de sus aspectos, con la intención de que sea de ayuda a las personas que lo necesitan. Hemos incluido algunas de las preguntas más frecuentes y explicado brevemente en que consiste el tratamiento.

¿Se puede tratar las adicciones?

De la misma manera que se “aprende” a consumir, también se puede “des-aprender”. Para ello son necesarios toda una serie de recursos que variarán en función de la gravedad de la situación.

En muchas ocasiones basta con la ayuda de un psicólogo que trate las adicciones. En este caso, el tratamiento es del tipo ambulatorio, es decir, lo realiza la persona en su propia casa con las indicaciones del psicólogo. Este psicólogo puede recibir al paciente en una consulta privada o en una Unidad de Conductas Adictivas (UCA).

En este documento pdf de la página de la Consellería de Sanitat podéis ver las diferentes UCA de la Comunidad Valenciana. Por otra parte, es importante señalar que la UCA y la consulta privada son perfectamente compatibles.

En otras ocasiones será necesaria la inserción en una Unidad de Deshabituación Residencial (UDR) durante unos meses, donde se aprenderá a convivir sin la sustancia, se desarrollarán habilidades para enfrentarse a las posibles situaciones de consumo y se trata de rehacer las amistades y relaciones perdidas.

En este documento pdf de la página de la Consellería de Sanitat podéis consultar las diferentes UDR de la Comunidad Valenciana.

¿En qué consiste el tratamiento?

No podemos describir aquí todas las técnicas que se emplean en el tratamiento de las adicciones, pero sí que vamos a explicar brevemente algunos de los aspectos más importantes del mismo.

En la mayor parte de ocasiones, la adicción ha ocupado una buena parte de los aspectos de la vida de la persona dependiente, por lo que uno de los principales pasos de la terapia consiste en recuperar, poco a poco, aficiones, amistades, relaciones familiares o realizar algún deporte. El psicólogo está ahí para ayudar en esta regeneración, aconsejando, apoyando o dando recursos que faciliten este proceso durante la terapia.

También es muy habitual la presencia de “trampas mentales”, esto es, pensamientos que siempre acaban justificando el consumo. Ejemplos claros de estas trampas mentales son: “Por una raya no pasa nada”, “Como llevo una semana sin consumir, ya lo controlo” o “La última cerveza que me tomo y ya dejo de beber”. Una fase importante del tratamiento consiste en cuestionar estos pensamientos y ver qué papel juegan en la adicción.

Otro de los aspectos del tratamiento consiste en trabajar las emociones que nos llevan a consumir. Pueden ser problemas familiares, de pareja, de autoestima, de timidez o cualquier otro. Estos problemas no siempre explican la causa de la adicción, pero trabajar con ellos es de extrema importancia para reducir las motivaciones hacia el consumo.

¿Se puede ser adicto a algo que no sean las drogas?

Si bien habitualmente entendemos por adicto una persona que consume drogas (cocaína, speed, cannabis, alcohol, ciertos fármacos…), también existen las llamadas adicciones no tóxicas. Estas hacen referencia a adicciones a conductas, las más habituales son la ludopatía (máquinas tragaperras, juego on-line, bingos, apuestas…) y la adicción a internet (pornografía, redes sociales…).Cada vez se está investigando más sobre este tipo de problemática, siendo los tratamientos psicológicos considerablemente similares a los que intervienen en las adicciones a drogas.

¿Los adictos son enfermos?

No, la persona que depende de una sustancia o de una conducta no es un enfermo; pese a que tradicionalmente se le haya considerado así. No obstante, la adicción tiene un papel crucial en su vida y la de sus allegados, afectando así negativamente la mayor parte de esta.

Hace que gires entorno a la droga, perdiendo valor el resto de aspectos de tu vida. No hablaríamos de enfermedad pero sí de un problema que requiere, para afrontarlo, un gran esfuerzo, continuidad y compromiso.

¿La adicción es para toda la vida?

Rara vez una persona que haya tenido un problema de adicción rompe completamente su vinculación con la sustancia o la conducta a la que era adicto. Sin embargo, sí que se aprende a manejar las situaciones en las que se es vulnerable a una recaída. Precisamente porque no es una enfermedad, no existe una cura. Lo que puede existir tras la terapia psicológica es un mayor grado de control sobre las situaciones, un manejo de las emociones y el desarrollar recursos que nos ayuden a enfrentarnos a las ganas de consumir.

No se puede eliminar la adicción, pero sí que se puede aprender a superarla.

Apoyo Psicológico Cambio

Anuncios