La Historia del martillo

Un hombre quiere colgar un cuadro. Tiene un clavo, pero le falta el martillo. El vecino tiene uno, de modo que decide pedirle al vecino que le preste el martillo.

Pero le asalta una duda:

¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludo como distraído. Quizá tenía prisa. Pero quizá la prisa no era más que un pretexto, y el hombre alberga algo contra mí.

¿Qué puede ser? Yo no he hecho nada. Algo se le habrá metido en la cabeza.

Si alguien me pidiese prestada cualquier herramienta yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno a negarse a hacer un favor tan sencillo a otro?

Tipos como este le amargan a uno la vida. Y seguro que se piensa que dependo de él. Y todo porque tiene un martillo. Desde luego, es el colmo.

De modo que el hombre sale precipitadamente hacia la casa del vecino. Toca el timbre. Se abre la puerta, y antes de que el vecino tenga tiempo de decir “buenos días”, el hombre le grita furioso:

¿Sabe lo que le digo? ¡Que se puede usted quedar con su martillo, sinvergüenza!

Extraído de “El arte de amargarse la vida” de Paul Watzlawick.

Apoyo Psicológico Cambio

Anuncios